Saltar al contenido

¿Cuáles son los tipos de crecimiento empresarial?

¿Cuáles son los tipos de crecimiento empresarial?

2 tipos de crecimiento empresarial

¿Quiere hacer crecer su empresa? ¿Por ambición personal, porque se ha presentado una oportunidad o simplemente para aumentar su volumen de negocio? Sea cual sea su motivación, hay varias formas de hacer crecer una empresa.

En función de las estrategias utilizadas y de sus ambiciones, una empresa puede elegir una de estas cuatro estrategias. Esta elección depende especialmente del enfoque del producto/mercado de una empresa y del gusto de ésta por el riesgo.

Únase a más de 25.000 suscriptores y reciba cada quince días en su buzón de correo nuestro boletín gratuito (sólo en francés o neerlandés), repleto de las últimas noticias, testimonios fascinantes, consejos prácticos y una visión general de los talleres y actividades de creación de redes útiles para los empresarios de Bruselas.

Tipos de estrategias de crecimiento empresarial

El crecimiento es el objetivo de toda empresa. Ya sea trasladándose a un lugar más grande o llevando su producto a nivel mundial, crear un negocio vibrante que produzca nuevos productos, servicios, sitios y puestos de trabajo es el objetivo final de un propietario de negocio. Determinar la mejor manera de hacer crecer su negocio requiere un plan estratégico y una sólida comprensión de cómo crecen las empresas. Estos 4 tipos de crecimiento empresarial pueden ayudarle a evaluar la mejor manera de ampliar su negocio actual.

El crecimiento orgánico de la empresa es el medio más básico pero más eficaz de crecimiento para una empresa. El crecimiento orgánico se centra en producir más productos, servicios y espacio para el éxito del negocio. Las empresas que se centran en el crecimiento orgánico pueden comprar un escaparate más grande o ampliar los turnos para fabricar más productos. Las empresas centradas en el crecimiento orgánico necesitan expandirse literalmente para adaptarse a sus necesidades.

  ¿Cuál es el sueño de toda empresa?

El crecimiento orgánico es una sólida estrategia de crecimiento empresarial para las nuevas empresas y también para las empresas que se han introducido en un nuevo mercado y se enfrentan a la escasez de producto. El espacio o la producción adicionales satisfacen una necesidad creciente entre los consumidores y evitan la escasez.  El crecimiento orgánico de la empresa es una estrategia de crecimiento insostenible pero que, en última instancia, prepara a la empresa para el éxito futuro.

Tipos de crecimiento

En las primeras etapas de una empresa, los motores del crecimiento suelen ser heredados de la filosofía, la misión y las prácticas del fundador. En esta etapa, los objetivos están claros, su equipo es pequeño y su modelo de crecimiento se reduce a simples maniobras empresariales que mejoran sus márgenes. Cuando su empresa llega a una etapa más madura de su ciclo de vida, la expansión futura se vuelve compleja y requiere más estructura. Esta estructura proviene de la construcción de un mapa de crecimiento estratégico que complementa su modelo de negocio.

Es importante que este modelo de crecimiento adopte un enfoque metódico tanto a nivel interno como externo y tenga en cuenta sus recursos y su posición en el mercado. Su estrategia puede implicar el cambio de su estructura empresarial, las asociaciones o el uso singular de palancas de marketing.

Hay cinco estrategias centrales de crecimiento empresarial que impulsan sus métricas clave. La construcción de su modelo implica una combinación de algunas o todas esas estrategias y sus variaciones que mejor se adapten al tamaño y las capacidades de su empresa.

Qué es el crecimiento empresarial

El crecimiento también es esencial para la competitividad. En la competencia, las empresas más grandes van un paso por delante de las más pequeñas. Tienen mejores recursos y capacidades para aprovechar las oportunidades del mercado y dominarlo.

  ¿Cómo afecta la ética en las empresas?

Para aumentar los beneficios, las empresas tratan de dominar el mercado. Además de beneficiarse de una mayor cuota de mercado, ser líder del mercado también mejora el poder de negociación con proveedores y clientes. Las grandes empresas también tienen más influencia en los precios del mercado.

Además, con operaciones más extensas, las empresas disfrutan de economías de escala. Pueden repartir los costes entre un gran número de productos, lo que permite reducir los costes unitarios. Eso permite a la empresa tener una estructura de costes más baja que la de sus competidores.

El crecimiento no sólo tiene como objetivo aumentar los beneficios, sino también asegurar los beneficios futuros. Las empresas pueden diversificar sus negocios o productos en diferentes segmentos. La gestión de varios negocios diferentes reduce el riesgo de fracaso en un solo negocio.

Al crecer orgánicamente, las empresas tampoco pierden el control de las operaciones comerciales. Esta estrategia no implica a personas externas. Las empresas pueden capacitar a los empleados para fomentar nuevas ideas. Esto puede motivarles a trabajar porque se sienten implicados y contribuyen al éxito del negocio.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad