Saltar al contenido

¿Cuál es la función de los canales de distribución?

¿Cuál es la función de los canales de distribución?

Canales de distribución deutsch

Uno de los componentes más imperativos de la gestión de marketing es el canal de distribución. Un canal de distribución se refiere a los intermediarios del mercado que participan en el proceso de transferencia de los bienes desde los productores hasta los consumidores/clientes finales. Entre los intermediarios del mercado se encuentran los mayoristas, los distribuidores, los vendedores autorizados, los minoristas, Internet y los concesionarios.

Un canal de distribución eficaz es crucial para el suministro adecuado de bienes y para minimizar la brecha entre el productor y el consumidor. Tiende a crear una utilidad de tiempo, lugar y posesión de un producto. Como las industrias y los mercados crecen rápidamente, la distribución se vuelve más compleja, por lo que hay una gran demanda de un canal de distribución eficaz.

Cada intermediario del mercado tiene su propia competencia. Por ejemplo, la tarea de un productor consiste en fabricar/crear productos, el mayorista compra esos productos al por mayor y los vende en menor cantidad a los minoristas, mientras que el minorista es experto en vender productos a los usuarios finales. Gracias a la disponibilidad de un canal de distribución mejorado, los productos están fácilmente disponibles para los clientes en sus tiendas cercanas. Así, estos intermediarios ayudan a satisfacer la demanda de los clientes.

Ejemplos de canales de distribución

El canal de distribución es el camino que sigue un producto o servicio para ser enviado desde el fabricante hasta el cliente. Si el cliente compra el producto o servicio directamente al fabricante, el canal de distribución es corto. Si incluye un proveedor, un distribuidor y un minorista, el canal de distribución puede ser mucho más largo. En general, cuanto más largo sea el canal de distribución del fabricante al cliente, menos beneficios obtendrá el fabricante, ya que cada intermediario o vendedor cobra por sus servicios.

Los canales de distribución son importantes para las empresas, ya que permiten una entrega fluida de los bienes o servicios al cliente. Si una empresa no se abastece de la mejor colección de empresas para este fin, puede dar lugar a clientes insatisfechos y a una prestación de servicios inadecuada. La creación de un proceso eficiente desde el almacén hasta el cliente puede suponer una gran diferencia en la opinión que los clientes tienen de su empresa.

Por ejemplo, si una empresa se abastece de productos de un fabricante deficiente, el cliente recibirá productos insatisfactorios. O si un mayorista no es fiable en la entrega de mercancías, los clientes no recibirán sus productos a tiempo.

El papel del canal de distribución en la comercialización

Un canal de distribución es una cadena de empresas o intermediarios por la que pasa un bien o servicio hasta llegar al comprador final o al consumidor final. Los canales de distribución pueden incluir mayoristas, minoristas, distribuidores e incluso Internet.

Los canales de distribución forman parte del proceso descendente, respondiendo a la pregunta “¿Cómo hacemos llegar nuestro producto al consumidor?” Esto contrasta con el proceso ascendente, también conocido como cadena de suministro, que responde a la pregunta “¿Quiénes son nuestros proveedores?”

Un canal de distribución es un camino por el que deben transitar todos los bienes y servicios para llegar al consumidor previsto. A la inversa, también describe el camino que recorren los pagos desde el consumidor final hasta el proveedor original. Los canales de distribución pueden ser cortos o largos, y dependen del número de intermediarios necesarios para entregar un producto o servicio.

En ocasiones, los bienes y servicios llegan a los consumidores a través de múltiples canales, una combinación de cortos y largos. Aumentar el número de formas en que un consumidor puede encontrar un bien puede aumentar las ventas. Pero también puede crear un sistema complejo que a veces dificulta la gestión de la distribución. Los canales de distribución más largos también pueden significar menos beneficios que cada intermediario cobra al fabricante por su servicio.

Comentarios

La distribución (o el lugar) es uno de los cuatro elementos del marketing mix. La distribución es el proceso de poner un producto o servicio a disposición del consumidor o usuario empresarial que lo necesita. Esto puede hacerlo directamente el productor o el proveedor de servicios o utilizando canales indirectos con distribuidores o intermediarios. Los otros tres elementos de la mezcla de marketing son el producto, el precio y la promoción.

Las decisiones sobre la distribución deben tomarse en consonancia con la visión y la misión estratégicas generales de la empresa. El desarrollo de un plan de distribución coherente es un componente central de la planificación estratégica. A nivel estratégico, existen tres grandes enfoques de la distribución, a saber, la distribución masiva, la selectiva y la exclusiva. El número y el tipo de intermediarios seleccionados dependen en gran medida del enfoque estratégico. El canal de distribución global debe añadir valor al consumidor.

La distribución se ocupa fundamentalmente de garantizar que los productos lleguen a los clientes objetivo de la manera más directa y rentable. En el caso de los servicios, la distribución tiene que ver principalmente con el acceso[1]. Aunque la distribución, como concepto, es relativamente sencilla, en la práctica la gestión de la distribución puede implicar una amplia gama de actividades y disciplinas que incluyen la logística detallada, el transporte, el depósito, el almacenamiento, la gestión del inventario, así como la gestión del canal, incluida la selección de los miembros del canal y la recompensa a los distribuidores[2].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad