Saltar al contenido

¿Cuál es el proyecto de una empresa?

¿Cuál es el proyecto de una empresa?

Gestión de proyectos empresariales

La gestión de proyectos implica la planificación y organización de los recursos de una empresa para llevar a cabo una tarea, un evento o un deber específico. Puede tratarse de un proyecto puntual o de una actividad continua, y los recursos que se gestionan incluyen el personal, las finanzas, la tecnología y la propiedad intelectual.

La gestión de proyectos suele asociarse a los campos de la ingeniería y la construcción y, más recientemente, a la sanidad y las tecnologías de la información (TI), que suelen tener un complejo conjunto de componentes que deben completarse y ensamblarse de una manera determinada para crear un producto que funcione.

Sea cual sea el sector, el gestor de proyectos suele tener más o menos el mismo trabajo: ayudar a definir las metas y objetivos del proyecto y determinar cuándo deben completarse los distintos componentes del proyecto y quién debe hacerlo. También crea controles de calidad para garantizar que los componentes terminados cumplen una determinada norma.

De principio a fin, todo proyecto necesita un plan que describa cómo se va a poner en marcha, cómo se va a construir y cómo se va a terminar. Por ejemplo, en arquitectura, el plan comienza con una idea, pasa a los dibujos y llega a la redacción de los planos, con miles de pequeñas piezas que se unen entre cada paso. El arquitecto es sólo una persona que aporta una pieza del rompecabezas. El director del proyecto lo une todo.

Gestión de proyectos

Empecemos por el principio: ¿qué es un proyecto? Cuando hablamos de proyectos en el contexto de una empresa, solemos referirnos a una empresa nueva, única, compleja y de duración determinada que requiere una intensa planificación y un gran trabajo para su ejecución. La gestión de proyectos entra en juego cuando se cumplen los criterios de un proyecto planificado. La gestión de proyectos comprende la planificación, la ejecución y el cierre de un proyecto, garantizando que se adopte un enfoque estructurado desde el principio. Una gestión de proyectos adecuada puede reducir los riesgos que pueden perturbar un proyecto y ayudar a una empresa a aprovechar las oportunidades y alcanzar los objetivos cualitativos del proyecto. En ese sentido, la gestión de proyectos puede tener un impacto positivo en el éxito de un proyecto, contribuyendo también de forma importante al éxito general de la empresa.

  ¿Qué es una estrategia corporativa de una empresa?

Fundamentos de la gestión de proyectos

La gestión de proyectos es el proceso de dirigir el trabajo de un equipo para alcanzar todos los objetivos del proyecto dentro de las limitaciones establecidas[1]. Esta información suele describirse en la documentación del proyecto, creada al principio del proceso de desarrollo. Las principales limitaciones son el alcance, el tiempo y el presupuesto[2]. El reto secundario es optimizar la asignación de los insumos necesarios y aplicarlos para cumplir los objetivos predefinidos.

El objetivo de la gestión de proyectos es producir un proyecto completo que cumpla los objetivos del cliente. En muchos casos, el objetivo de la gestión de proyectos es también dar forma o reformar el encargo del cliente para abordar de forma factible sus objetivos. Una vez establecidos claramente los objetivos del cliente, éstos deben influir en todas las decisiones que tomen las demás personas que participan en el proyecto, por ejemplo, los directores de proyecto, los diseñadores, los contratistas y los subcontratistas. Unos objetivos de gestión del proyecto mal definidos o demasiado estrictos son perjudiciales para la toma de decisiones.

Un proyecto es un esfuerzo temporal y único diseñado para producir un producto, servicio o resultado con un principio y un final definidos (normalmente con un tiempo limitado y, a menudo, restringido por la financiación o la dotación de personal) que se lleva a cabo para alcanzar metas y objetivos únicos, normalmente para producir un cambio beneficioso o un valor añadido[3][4] La naturaleza temporal de los proyectos contrasta con la actividad habitual (u operaciones),[5] que son actividades funcionales repetitivas, permanentes o semipermanentes para producir productos o servicios. En la práctica, la gestión de estos distintos enfoques de producción requiere el desarrollo de distintas competencias técnicas y estrategias de gestión[6].

  ¿Cuando una empresa es considerada como una pequeña empresa?

Tipos de proyectos informáticos

Una Oficina de Gestión de Proyectos (también llamada PMO), es una oficina o departamento dentro de una organización que define y mantiene las normas para la gestión de proyectos.  La Oficina de Gestión de Proyectos proporciona orientación y normas en la ejecución de los proyectos. Crean objetivos tangibles, alineados con la visión general de la organización, y garantizan que se cumplan todos los objetivos.

La orientación viene en forma de plantillas de proyectos, procesos estandarizados, educación y recomendaciones metodológicas. Piense en la PMO como su apoyo a los proyectos: se sitúa en medio de un equipo de proyecto, ofreciendo estructura y asistencia.

Pero, si su organización ejecuta múltiples proyectos interfuncionales (por ejemplo, varios proyectos con interdependencias o proyectos que involucran a diferentes departamentos) al mismo tiempo, entonces debe considerar la implementación del rol en su empresa.

Una PMO desempeña muchas funciones dentro de una organización. Esto varía de una empresa a otra en función de su tamaño y del alcance de los proyectos. Una PMO exitosa es una combinación de buenas personas, procesos y herramientas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad