Saltar al contenido

¿Cómo aportar valor a la organizacion?

Cómo añadir valor a un equipo

Hasta este punto de la entrevista de trabajo, o incluso del proceso de solicitud de empleo, probablemente te hayas centrado más en el valor que puede aportarte el puesto, como el cargo, los proyectos, el nombre de la marca, el salario, los beneficios y las ventajas, pero eso no es lo que le preocupa al responsable de la contratación.

El entrevistador se pregunta, básicamente, qué nos aporta y cómo nos va a demostrar o convencer de ello. Es mucho lo que está en juego con esta pregunta, pero te tenemos totalmente cubierto para abordar esta pregunta con confianza. Vamos a ello.

El entrevistador hace esta pregunta para entender qué habilidades, cualificaciones y creatividad aportarás al puesto de trabajo y a la empresa. Quiere que conectes los puntos entre lo que has hecho y lo que vas a hacer.  Piensa en tus objetivos profesionales y en los logros anteriores que valga la pena que conozcan.

El equipo de contratación quiere encontrar a alguien que tenga éxito en el puesto y dentro de la cultura de la empresa. Quieren encontrar a alguien que se alinee con los valores, la misión y el propósito de la empresa. Sobre todo, quieren que tú o quien sea que contraten aporte un impacto positivo y resultados positivos que beneficien a su organización.

Añadir valor a la empresa sinónimo

Hay siete secretos para añadir valor en tu trabajo y en el mundo que te rodea. Cualquiera de estas ideas o conceptos puede ser suficiente para que tengas éxito financiero. Cuando empiece a combinar estas ideas juntas, empezará a avanzar más rápidamente en su vida financiera de lo que nunca antes lo había hecho.

  ¿Qué es y cómo se hace un dossier?

Las personas exitosas saben que todo el mundo es impaciente. Una persona que no se dio cuenta de que quería su producto o servicio hasta hoy, ahora lo quiere para ayer. La gente percibe una correlación directa entre la velocidad y el valor de tu oferta.

Y recuerde que la calidad es lo que el cliente dice que es. La mejor definición de la gestión de la calidad total es: “Averiguar lo que quiere tu cliente y dárselo más rápido que tus competidores”.

La calidad no sólo significa mayor durabilidad o excelencia en el diseño. La calidad se refiere, en primer lugar, a la utilidad, al uso que el cliente necesita dar al producto o servicio. Es la necesidad específica del cliente, o el beneficio que busca, lo que define la calidad en su mente.

Cómo añadir valor a uno mismo

Recuerdo perfectamente una conversación que mantuve con el antiguo director general de Publix Super Markets, Ed Crenshaw. Le pregunté cómo le había ido el día y me contestó: “Hoy he aportado valor a mi organización”. Acababa de negociar un contrato que iba a tener un importante impacto positivo en los resultados de su empresa.

Los días llenos de actividad suelen dejarnos agotados y preguntándonos qué hemos conseguido realmente. Luego están esos días maravillosos en los que somos capaces de aprovechar una oportunidad y marcharnos sabiendo que hemos aportado valor a nuestra organización. Esos días son increíblemente satisfactorios porque nos recuerdan por qué nos inspiramos para liderar en primer lugar.

Como director general, una de mis responsabilidades más importantes es conectar lo interno con lo externo y viceversa. Sé que construir líneas de comunicación más abiertas entre nuestro equipo, socios y clientes nos traerá más oportunidades. Mi función es aprovechar esas oportunidades y superar los retos para que podamos cumplir los objetivos relacionados con nuestra misión: ayudar a un niño más.

  ¿Qué es un dossier de obras?

Añadir valor sinónimo

La mayoría de nosotros somos conscientes de que el futuro será un lugar prohibitivo debido a la disminución de las oportunidades de trabajo en los sectores tradicionales, como el de la fabricación, y a las competencias necesarias en las empresas de la Nueva Economía, que requieren un trabajo añadido y una mayor capacidad de recuperación.

Con el cambio exponencialmente acelerado que nos imponen los avances tecnológicos, también somos conscientes de que tenemos que prepararnos para las organizaciones del futuro y estar listos para competir en el Nuevo Mundo del Trabajo.

De hecho, ser consciente del futuro y estar preparado para él son dos cosas diferentes, como se puede ver en la forma en que las encuestas indican que la mayoría de los profesionales en activo tienen aprensión al futuro, pero son incapaces de prepararse para él.

En otras palabras, una cierta parálisis a la hora de pensar y prepararse para el valiente futuro de mañana hace que la mayoría de los profesionales en activo se queden atrás en este aspecto. La respetada publicación financiera Australian Financial Review (AFR) señala que, aunque la mayoría de las organizaciones y sus empleados saben lo que hace falta para tener éxito en el futuro, todavía no han empezado a prepararse, ya que la actitud de “sabemos lo que hace falta, pero, de todos modos, faltan años” conduce a un cierto tipo de complacencia.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad